viernes, 6 de abril de 2012

Tantra, energia y extasis (Osho)


Tantra, energia y extasis (Osho)

Durante tres mil años la gente ha experimentado cómo la energía
sexual puede convertirse en su espiritualidad. Está probado más allá
de la duda: miles de personas han pasado por la transformación.
Tantra parece ser la ciencia que, antes o después, va a ser aceptada
en todo el mundo, porque la gente está sufriendo todo tipo de
perversiones.

La represión del sexo llevada a cabo por todas las religiones ha
originado la literatura pornográfica a escala mundial –revistas como
Playboy, una de las más leídas. Todo mi esfuerzo se centra en cómo
hacer del sexo un fenómeno natural, aceptado, para que np haya
represión –y no tengas necesidad de pornografía; para que no exista
la represión –y no sueñes con el sexo. Entonces, la energía podrá
transformarse. Existen métodos probados disponibles mediante los
cuales la misma energía que le proporciona vida al mundo puede darte vida a ti mismo.

Occidente ha desarrollado algunos métodos muy importantes: gestalt, enfrentamiento, primal, bioenergética y muchos otros. Oriente también ha desarrollado muchos métodos: zazen, vipassana, baile sufí, yoga,
tantra. Sus aproximaciones son diferentes, tan distintas que ambas no son más que mitades de un todo; por lo tanto, a las dos les falta algo. Los métodos de Oriente pueden crear un espacio meditativo, pero
te vuelves tan introvertido que empiezas a escapar de la vida; está probado que todos los métodos de Oriente son escapistas. Quieres irte a un monasterio, a una cueva en algún lugar y vivir a solas,
felizmente solo –pero carente de algo.

La vida también es relacionarse, la vida también es estar juntos, la
vida también es comunión. Es muy hermoso ser dichoso cuando estás a
solas, pero eso no es más que la mitad de la historia; deberías
también sentirte dichoso cuando estás con alguien. Y cuando estás
dichoso con alguien, el gozo alcanza un punto más elevado. Cuando
estás a solas eres como un flautista tocando un solo; cuando eres
dichoso en una relación, la música es más parecida a una orquesta.
Occidente ha creado métodos que incitan más a la extraversión. Te
permiten métodos, técnicas para relacionarte y disfrutar la relación.
Son métodos de amor, pero les falta algo. Disfrutas de la relación,
pero cuando te encuentras a solas… Y esencialmente tú ESTÁS solo.
Naces solo y morirás solo, y en lo más profundo de tu ser siempre
estás solo. Por lo tanto, en la superficie eres feliz, pero en lo
profundo de tu ser siempre estás solo. Por lo tanto, en la superficie
eres feliz, pero en lo profundo sigue habiendo una sutil corriente de
miseria. No puedes enfrentarte a ti mismo, no puedes plantarte cara a
cara a ti mismo, no puedes encontrarte contigo mismo. Occidente ha
fracasado porque solo ha desarrollado la extraversión; Oriente ha
fracasado porque solo ha desarrollado la introversión. Y una persona
no es introvertida ni extravertida.

Mi esfuerzo aquí es crear la primera síntesis entre la extraversión y
la introversión y ayudar a la humanidad a ser capaces de ambas, al
mismo tiempo, simultáneamente, capaces de moverse con toda facilidad
desde la extraversión hacia la introversión y desde la introversión
hacia la extraversión, que no haya necesidad de dividir al hombre en
tales categorías. La humanidad puede ser muy fluida.

Los días de Tantra están llegando. Antes o después el tantra
explotará por vez primera en las masas, porque por vez primera el
tiempo está maduro –maduro para tomar el sexo con naturalidad. Es
posible que la explosión llegue desde Occidente, porque Freud, Jung,
Reich han preparado la base. Ellos no sabían nada sobre tantra, pero
crearon el terreno básico para su evolución. La psicología occidental
ha llegado a la conclusión de que la enfermedad fundamental humana
está en alguna parte relacionada con el sexo, la demencia primordial
de la humanidad está orientada al sexo.

Cuando la sexualidad es tan esencial, el tantra debería ser parte del
patrimonio común. Debería estar en todas las escuelas, en cada
colegio, en las universidades, en los templos en las iglesias…
¡debería estar en todas partes! Y la gente debería enserñársele cómo
utilizar la energía sexual para dirigirla hacia la superconciencia.
Pero esto era muy difícil en el pasado –por eso permaneció escondido.

Todo mi esfuerzo está en demoler toda esa estupidez que lo oculta.
¡Es una ciencia pura! Y poco a poco, posiblemente hacia fines de este
siglo, el tantra explotará por todo el mundo. Por vez primera, la
humanidad está preparada para recibirlo. Hasta ahora solamente unos
cuantos adeptos estaban listos para recibirlo. Y esto va a suceder en
Occidente. No va a ocurrir en Oriente, porque Oriente aun sigue
estando en el pasado –al menos está mil años atrás.

ENERGÍA

· La energía sexual no existe como tal. La energía es una y la
misma. El sexo es una de las salidas, una dirección; es una de las
aplicaciones de la energía. La energía vital es una, pero puede
manifestarse en muchas direcciones. El sexo es una de ellas. Cuando
la energía de la vida se transforma en biológica, se vuelve energía
sexual. El sexo no es más que una aplicación de la energía vital. Si
la energía vital fluye en otra dirección, no hay sexo. Pero no es una
sublimación; es una transformación. El sexo es el flujo natural,
biológico, de la energía vital, y su aplicación más baja. Es natural
porque la vida no puede existir sin él. Y es lo más bajo porque está
en la base, no en la cima. Cuando el sexo lo es todo, la vida entera
no es más que un desperdicio. Es como colocar los cimientos y seguir
poniendo cimientos, sin jamás construir la casa para la que sirven
esos cimientos.
· El sexo es sólo una oportunidad para una transformación más
elevada de la energía vital. Hasta donde llegue está bien, pero
cuando el sexo se convierte en el todo, cuando es la única salida de
la energía vital, entonces se vuelve destructivo. Solamente puede ser
el medio, no el fin –y los medios únicamente tienen sentido cuando se
alcanzan los fines. Cuando un hombre abusa de los medios, se destruye
el objetivo. Si el sexo se convierte en el centro de la vida, como
sucede, entonces los medios se han cambiado por los fines. En el
momento en que se vuelve un fin, se pierde la dimensión espiritual.
Pero si el sexo es meditativo, entonces está dirigido hacia la
dimensión espiritual. Se transforma en un trampolín, en una tabla
para saltar.
· La energía siempre es neutral. En sí misma, no tiene nombre –
el nombre viene de la puerta por la que fluye. El nombre no es el de
la energía en sí misma; es el nombre de la forma que toma la energía.
Cuando dices "energía sexual", significa la energía que fluye a
través de la salida sexual, a través de la salida biológica. Esta
misma energía es energía espiritual cuando fluye hacia lo divino. La
energía en sí misma es neutral. Cuando se expresa biológicamente, es
sexo. Cuando se expresa emocionalmente, puede ser amor, puede ser
odio, puede ser ira. Cuando se expresa intelectualmente, puede ser
científica, puede ser literaria. Cuando se mueve a través del cuerpo,
es física. Cuando se mueve a través de la mente, es mental. Las
diferencias no son diferencias de la enrgía como tal, sino de las
manifestaciones a las que se aplica.
· Mucha gente hace el amor pero no tiene ni idea de lo que es
el orgasmo, porque ellos mismos ya están exhaustos. Cuando están
haciendo el amor, están vacíos; cuando hacen el amor, no tienen
ninguna energía para compartir. Cuando hacen el amor, no pueden
desbordarse. Su orgasmo a lo sumo es genital. Su orgasmo es muy
pequeño, una cosa mediocre; nada que tenga algún valor espiritual. Es
como un estornudo. Sí, después de un estornudo te sientes un poco
mejor. O como rascarse la espalda –se siente placentero. E quedas
aliviado. El orgasmo no es un alivio: el orgasmo es una celebración.
Y el orgasmo es tu encuentro con el todo, a través del otro. El
orgasmo es siempre divino –el otro es la puerta y tú entras en lo
divino.
· El orgasmo es siempre espiritual, nunca es sexual. Aquellos
que piensan que el orgasmo es sexual, no han entendido nada en
absoluto; no saben nada sobre sexo y no saben nada sobre experiencias
orgásmicas. El orgasmo es siempre samadhi, éxtasis. Pero la gente no
lo sabe porque su encuentro es por necesidad, no por un rebosar de
las energías.
· La razón por la que el sexo ha sido siempre tan importante
para los buscadores religiosos se debe a que es un acto completamente
involuntario, muy apremiante, muy natural. Es una cuestión de
criterio saber si la energía de vida de una determinada persona ha
alcanzado lo divino –no podemos saber directamente si alguien ha
encontrado lo divino. No podemos saber directamente si alguien ha
encontrado lo divino –no podemos saber concretamente si alguien tiene
diamantes, pero sí podemos saber particularmente si alguien ha tirado
las piedras, porque estamos familiarizados con ellas. Podemos saber
exactamente si alguien ha trascendido el sexo porque estamos
habituados a él. El sexo es muy compulsivo, muy involuntario, es una
fuerza tan grande, que no puede ser trascendido hasta haber alcanzado
lo divino. Por eso, bramacharya, el celibato se ha convertido en un
criterio para saber si una persona ha alcanzado lo divino. Entonces
el sexo, tal como existe para las personas comunes, no existiría para
él.

OSHO. Tantra, energía y éxtasis. EDAF, Madrid,
2003.